Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Nunca pensé que llegáramos a esto...

No se si he hecho bien, o he hecho mal... Sólo se que he hecho lo que los dos queríamos, por la tanto, debería ser lo acertado... No se ni lo que siento. Sólo se que estando contigo estoy bien y que me encanta cuando sonríes y me sacas la lengua. Eso me mata.

domingo, 10 de julio de 2011

¿Poj qué?

Nunca me he enamorado. Ni he tenido la intención de hacerlo, es mas, la idea no me agradaba, y intentaba no querer a alguien más de lo necesario. Es posible que me encariñara de la persona, y incluso sintiera algo por ella, pero amarla? Ni de coña. Pero todo ha cambiado. Mi organismo se ha visto alterado, y ya no es capaz de pensar igual. Ahora piensa en el futuro, y no en el presente como antes. No busca el beneficio propio, sólo el común, entre los dos. Le hecha de menos al momento de soltarle, cosa que no había pasado nunca...
-¿Porqué te comportas así? ¡Esta forma de vida es la que odias!
+No lo sé, sólo se que me podría acostumbrar a esto...

domingo, 19 de junio de 2011

*SPERMAREVOLUTION*

Pensemos en un modo de vida mejor. Donde no estemos regidos por un sistema que nos obligue ha seguir una cadena, en la que nacer-obedecer-morir sea su única rutina.
Pensamos que vivimos en una sociedad informada, donde cada uno sigue su propio camino a elección propia, pero realmente cada uno de nosotros nos vemos obligados a seguir el mismo recorrido, y vivimos una gran mentira sin saberlo nunca.
Los humanos somos como los espermatozoides, nunca podremos

jueves, 3 de marzo de 2011

Acciones...

Tu mano rozando mi espalda. Suavemente. Diciéndome palabras en un idioma compartido pero odiado por uno de los interlocutores. Restregándose por las sabanas blancas de la cama simple y medio vacía intentando taparse sus vergüenzas con la poca tela que se tiene. Pero.. que eso de igual. Analizando las zonas, tocándolas, besándolas, ejerciendo fuerza sin quererlo. Imaginarte una banda sonora creada exclusivamente para cada momento. Terminaciones nerviosas quedándose saturadas de los miles de impulsos que reciben a la vez. Pero... eso da igual. No se siente dolor aunque se sufra. Amor? Deseo? Impulso? Puede que todo, o incluso puede que nada. Pero, solo bruma, polvo, espuma...

domingo, 13 de febrero de 2011

Impresionante.

Quería deciros algo. Esta misma tarde, en un tiempo en el que he tenido que estudiar he visto una pelicula, reciente, pasada sin pena ni gloria por los espectadores. Simplemente... te hace pensar, y pensar en que tus problemas son problemas menores al verla. 


127 horas.



lunes, 7 de febrero de 2011

Día de San Valentín.

Invento del Corte Inglés®?
Forma de dar envidia a las personas que no tienen a nadie ni a nada? Si quiera un gato?
Puede que sea todo esto, o incluso nada. Pero solo hace falta salir a la calle este día para ver que trastorna a todos. Todos felices, todos más enamorados, algunos fingiendo, otros, envidiosos, miran aturdidos las escenas, deseando algo parecido con toda el alma...
A todos los que podáis celebrarlo, felicidades. Pero San Valentín no es solo un día. Tendría que serlo todos. Un calendario no tendría que marcarte el día en el que quieres que querer más a una persona.
He dicho. 
Bye.

lunes, 17 de enero de 2011

-Asco de Vida.

Hoy, creo que por culpa de una persona, me ha vuelto un complejo que yacía olvidado desde hacía varios años. ADV

domingo, 2 de enero de 2011

Molly M.

Para demostrarse que todo seguía en orden, Molly lo tocó y se dispuso a parar el mundo. Dejó la mente en blanco y, tras contemplar el jardín, fijó una hipnótica mirada en un conejo que comía hierba bajo un cedro. Mientras se concentraba, se le extendió por las venas aquella sensación de frío y hormigueo que siempre la acompañaba en ocasiones semejantes. Su mente no tardó en entrar en efervescencia. Y luego, sucedió.
El conejo se quedó detenido en mitad de un brinco: el mundo se congeló. Los pájaros que echaban a volar desde el cedro estaban suspendidos en el aire. Las lejanas siluetas de las llamas parecían tan petrificadas como los setos con formas de animales que estaban al lado. Todo estaba inmóvil, como en una fotografía. Pero no solo en Briersville.
En Nueva York, en donde pasaban treinta minutos de la medianoche, el tráfico nocturno se quedó en silencio. Nada se movía a lo largo de las lustrosas calles. Los noctámbulos que salían de los suntuosos clubes y restaurantes se quedaron rígidos de repente, e interrumpidos quedaron sus pasos. En el interior de los altísimos rascacielos, los 
ronquidos y los sueños de los durmientes hicieron un alto repentino, reemplazados por la quietud y el silencio. 
En Tokio, Japón, en donde los relojes marcaban las dos y media del mediodía, los palillos dejaron el sushi frente a las bocas abiertas. En Sídney, Australia, bien entrada la tarde, los surfistas se detuvieron sobre olas estáticas. En todo el planeta, las gotas de lluvia frenaron en seco. Las cascadas se congelaron, y los huracanes y vientos cesaron. Y en medio de todo aquello estaba Molly, quien, con el cristal claro en la mano, había hecho que el mundo se parara con la sola fuerza de voluntad. La sensación de poder que esto le daba le resultaba abrumadora, Desvió su concentración, y, al punto, el conejo se alejó por la hierba dando brincos. Molly sonrió.